......
Jogging, footing o running. Tres palabras, un mismo deporte: ¡correr!

Factores importantes para el running

El calentamiento y el estiramiento son una parte fundamental cuando hablamos de correr. El cronómetro comienza a contar cuando empezamos a calentar, y se detiene  cuando terminamos de estirar. El primero ha de ser efectivo, progresivo, individualizado, global y, a la vez, específico para evitar lesiones articulares. Los segundos, relajan la musculatura y eliminan las toxinas que hemos generado mientras corremos. Ambas rutinas han de hacerse en orden: de arriba hacia abajo.

La alimentación y la hidratación también forman parte de este deporte. Debemos mantener una dieta equilibrada, rica en carbohidratos y proteínas. Los carbohidratos (la pasta, el arroz o las legumbres) nos aportan la energía necesaria para el desarrollo de una actividad física, las proteínas (carnes rojas, pescado, huevos y lácteos) nos ayudan a regenerar las fibras musculares dañadas o desgastadas durante el ejercicio.

Beber agua antes, durante y después del ejercicio físico es un factor fundamental. Si hemos de tomar 2 litros diarios como mínimo en nuestro día a día, esta cantidad ha de aumentar durante las sesiones de mucho calor o con mucha humedad, al perder mucha más agua a causa de la transpiración.

Algunos consejos alimentarios a tener en cuenta si somos runners y que muchos de nosotros desconocíamos: no comer en abundancia ni beber bebidas con gas antes de salir a correr, ni salir antes de las 2 horas posteriores a la ingesta de comida. También es un error no tomar nada en la media hora siguiente a terminar el entrenamiento: es el momento idóneo para aportarle a nuestro cuerpo los nutrientes que más necesita.

Aunque hayamos pasado la fase de “principiantes” tendremos que seguir con nuestro plan de entrenamiento, que debe incluir, al menos, 2 días de recuperación. No es bueno correr todos los días, ya que nuestro cuerpo ha de descansar lo suficiente para recuperarse del ejercicio realizado.

Los corredores expertos, no pueden olvidar que hay que mantener la fuerza de todo nuestro cuerpo, combinando el running con otras actividades que lo fortalezcan, para así poder aumentar nuestro rendimiento. Ejercitar el cuerpo, con abdominales por ejemplo, da estabilidad y equilibrio a nuestro cuerpo, que influye directamente en la calidad de nuestra carrera.

Cuando uno hace deporte ha de ser realista, ha de tener en cuenta lo que puede y no puede hacer. Hemos de perseguir objetivos asequibles de acuerdo con nuestro estado físico. No son la cantidad de kilómetros que recorremos, sino su calidad. Si uno es principiante no puede pretender estar corriendo durante horas, ni correr una maratón. Todo llega, pero a su debido tiempo.

Comentarios

> Todos los campos son obligatorios

* Por favor, compruebe que todos los campos estan rellenos
¡GRACIAS POR TU
COMENTARIO!
· · · · · · · · · · · · ·
En breves momentos se publicará en nuestro blog.
¡DISCULPA
LAS MOLESTIAS!
· · · · · · · · · · · · ·
Se ha producido un error en el envio
ya puedes volver a comentar en nuestro blog.
luix - 04/12/2015
Muy oportuno el título del artículo. Por lo visto ya no se corre.
Ir arriba