......
Helado de sandía cremoso by Bruñó

El año pasado fue el helado de melón (receta aquí ) ¡y este año era el turno de la sandía!

Como veréis las recetas son diferentes entre sí. Y es que con la sandía la cosa cambia un poco… sabéis que la sandía es una fruta con un porcentaje de agua muy alto y eso “complica” un poco las cosas a la hora de elaborar un helado cremoso.

Pero en nuestra opinión hemos dado con la receta perfecta! Lo primero que queremos deciros es que para preparar esta receta no es necesario tener un heladera. Todas nuestras recetas están pensadas para que cualquiera pueda prepararlas en casa con los instrumentos básicos que tenemos en la cocina. No todo el mundo dispone de una heladera en casa, así que lo haremos al modo tradicional ;) Si alguno de vosotros tiene heladera en casa, puede adaptarla y prepararla igual de rica.

Si seguís todos los pasos y cantidades al pie de la letra os quedará un helado como este:

¿Vamos allá?

 

Ingredientes:

  • 510g de sandía
  • 250g azúcar blanco
  • 400ml nata para montar
  • 1 cda extracto de vainilla
  • 25g glucosa líquida *****

*****Este es un ingrediente fundamental. A lo largo de la receta os lo explicamos ;)

Para que un helado sea cremoso tenemos que cargarnos literalmente el proceso de cristalización que se produce cuando lo introducimos en el congelador. La heladera ya hace esto por sí misma, pero si preparamos el helado de forma tradicional tendremos que valernos de 2 trucos*.

*Truco number 1 – La glucosa líquida.

Es un ingrediente cuya misión es básicamente evitar la cristalización del helado. No es complicado hacerse con un bote de esta glucosa, podéis comprarlo en cualquier tienda de repostería especializada y en distintas tiendas online. Nosotros la compramos en un establecimiento de tartas en Valencia.

También podéis usar “Azúcar invertido” que se compra en los mismos sitios que la glucosa líquida.

La clave es la siguiente. Nuestra receta de helado de sandía necesita 275g de azúcar, así que 25g de esos 275g serán de glucosa líquida, y el resto de azúcar. De esta forma usaremos 250g de azúcar blanco y 25g de glucosa líquida. Es importante sustituir parte del azúcar con glucosa y en ningún caso añadirla, ya que la glucosa tiene un sabor muy dulce y el helado nos quedaría excesivamente azucarado.

Dicho esto vamos allá con la preparación.

 

Elaboración:

Trituramos la sandía.

Añadimos la mitad del azúcar blanco y el extracto de vainilla. Batimos para que se mezcle perfectamente.

Llega el momento de la glucosa líquida. Necesitamos 25g. Notaréis que es tremendamente densa y pegajosa, por eso os recomendamos no añadirla directamente a la batidora.

Es mejor que añadáis un poco de zumo de sandía al recipiente donde tengáis la glucosa, y que con un tenedor comencéis a integrarla con el zumo. 

Al principio os costará por lo densa que es, pero poco a poco de deshace.​

Una vez hecha líquido podéis añadirla a la batidora y batir para que se mezcle perfectamente. 

Vamos ahora a montar la nata junto con la otra mitad del azúcar que nos ha quedado.

Una vez tenemos la nata montada, vamos a ir añadiéndole el zumo de sandía muy poco a poco.

Vamos añadiendo sandía y batiendo suavemente para integrarlo. La nata montada es otra de las cosas que ayudará a dar a nuestro helado una textura cremosa.

Una vez tenemos lista la mezcla, la verteremos en el recipiente que elijáis (os recomendamos una tarrina cuadrada) y la meteremos en el congelador.

*Truco number 2: El congelador

Para detener el proceso de cristalización, meteremos el helado en el congelador durante unos 45 minutos. A los 45 minutos lo sacaremos y batiremos todo el helado. Removedlo con unas varillas o con una espátula, pero removedlo todo. Integrad las partes que aún estén liquidas con las que se están empezando a congelar. Y volved a meterlo en el congelador.

Este proceso lo repetiremos unas 4 o 5 veces. La última de ellas, tras batir todo el helado, lo alisaremos en la parte superior con una espátula para que quede liso.

Al congelador unas cuantas horas más y listo para comer.

Si habéis seguido los pasos, al final del proceso tendréis un helado de sandía cremoso, dulce y con una textura espectacular.

Eso sí, ¡servidlo deprisa! porque se deshace muy rápidamente.

Nosotros lo hemos decorado con pepitas de chocolate imitando las clásicas pepitas de la sandía y con un poco de menta. Pero podéis un poco de canela o chocolate en polvo.

Esperamos que os haya gustado mucho. Estamos felices de tener nuestras 2 versiones de helados cremosos, de melón y sandía. Queda mucho verano y mucho agosto para poder sofocar el calor con un helado casero.

Os dejamos con el vídeo completo de la elaboración ;)

¡Nos vemos la próxima semana con más recetas!

¡Os esperamos!

 

 

GuardarGuardarGuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Comentarios

> Todos los campos son obligatorios

* Por favor, compruebe que todos los campos estan rellenos
¡GRACIAS POR TU
COMENTARIO!
· · · · · · · · · · · · ·
En breves momentos se publicará en nuestro blog.
¡DISCULPA
LAS MOLESTIAS!
· · · · · · · · · · · · ·
Se ha producido un error en el envio
ya puedes volver a comentar en nuestro blog.
Ir arriba