......
Cómo blanquear los dientes con frutas y verduras

PRIMERO QUE NADA… MINI LECCIÓN DE ANATOMIA

Nada de tomar apuntes, ni subrayar con fluorescente de colores. Tan sencillo que solo con leer, se entenderá todo a la perfección.

El esmalte es la capa externa del diente, el tejido más duro y mineralizado del cuerpo. Es un elemento poroso, por lo que pequeñas partículas de los alimentos que tomamos pueden penetrar en él, produciendo así el efecto “tinte” en los dientes. También es translúcido, permite que se transparente la dentina.

¡Ajá! Y os preguntaréis… ¿qué es la dentina? Resulta ser una capa que hay inmediatamente debajo del esmalte. Es la parte del diente que está insertada en la encía (el hueso del diente). Con esto podemos concluir que la dentina va a determinar también el color de nuestros dientes.

¿QUÉ EVITAR?

Hay alimentos y bebidas que, al igual que manchan nuestros manteles y prendas de ropa más claras, también tiñen nuestros dientes.

Como, por ejemplo, las bebidas coloreadas: el café, el té, la cola, el vino tinto o los zumos de frutas oscuras.

¿Cuáles podrían ser los alimentos coloreados? Frutas como las moras, los arándanos, la salsa de tomate, o especias tipo curry o azafrán, al contener pigmentos hacen que estos se adhieran al esmalte y dejen marcas en nuestra dentadura.

¿QUÉ AÑADIR A NUESTRO CARRITO DE LA COMPRA?

En el lado totalmente opuesto a los alimentos anteriores, hay muchos otros que contribuyen a mantener el color blanco de nuestros dientes.

Existe el llamado efecto cepillado, conseguido por la manzana, la pera, el apio, la zanahoria, la coliflor y el pepino. Ayudan a eliminar restos de alimentos que se quedan en la superficie y provocan manchas en los dientes gracias a su fibra y sus agentes abrasivos.

Otros nos regalan una protección antimanchas, nada desdeñable: la lechuga, las espinacas y el brócoli crean una fina película sobre los dientes, protegiéndolos así contra las manchas.

Por otra parte, el queso -entre otros lácteos- estimula la producción de saliva y al contener calcio y fósforo, ayuda a proteger los dientes a través de la remineralización del esmalte y nos ayudan a prevenir la caries.

¡RECORDATORIO!

Por mucha fruta y verdura (de la buena) que comamos, no podemos caer en el error de descuidar nuestra limpieza bucal tradicional:

  1. El cepillado de dientes y muelas dos o tres veces al día durante dos o tres minutos.
  2. El uso de hilo dental a diario para limpiar mejor entre los dientes.
  3. Una visita al dentista por lo menos una vez al año.
Comentarios

> Todos los campos son obligatorios

* Por favor, compruebe que todos los campos estan rellenos
¡GRACIAS POR TU
COMENTARIO!
· · · · · · · · · · · · ·
En breves momentos se publicará en nuestro blog.
¡DISCULPA
LAS MOLESTIAS!
· · · · · · · · · · · · ·
Se ha producido un error en el envio
ya puedes volver a comentar en nuestro blog.
Ir arriba